Se trata de un niño de 13 años, quien presentó principio de ahogamiento tras permanecer varios segundos encajado en una ventana subacuática, a una profundidad de un metro y medio aproximadamente, en el balneario Nido de Águila.