Marcela Vargas, cuidadora de la cancha de veteranos, fue quien reclamó por inseguridad