Jorge Vaudagna, más conocido como el padre «Coqui», fue asesinado a balazos en la noche del martes cuando llegaba a la casa parroquial a bordo de su camioneta. La ciudad de Vicuña Mackenna, ubicada al sur de la provincia de Córdoba, llora por la trágica muerte del sacerdote.

Por el hecho, hay dos personas detenidas: un hombre de 23 años, que le habría disparado los tres balazos al párroco, y un menor de edad, que quedó a disposición del juzgado de menores de Río Cuarto.

En medio de este drama, vecinos se movilizaron por las calles de la ciudad para exigir justicia por Vaudagna, quien fue el párroco en los últimos 10 años, y más seguridad. Se dirigieron hacia la Iglesia, con carteles con su foto y la palabra justicia.

La marcha finalizó en la comisaría, donde los recibió el jefe de la departamental Walter Huerta. Allí realizaron sus reclamos, cansados de los hechos delictivos que se vivieron en los últimos tiempos.

Por su parte, la Municipalidad de Vicuña Mackenna decretó tres días de duelo. «Honrar la memoria del padre Jorge Vaudagna significa honrar su compromiso con la fe cristiana, puesta de manifiesto en toda su actividad, llevada a cabo en nuestro comunidad, sea el ámbito católico como en el ámbito educativo. Q.E.P.D», reza el comunicado.

Fuente:eldoce.tv

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *