La UNRC dispondrá de una línea de telefonía celular para atender los problemas de los beneficiarios, distribuirá un nuevo manual de procedimiento para facilitar el uso de dispositivos como PCs y Notebooks y anunció 90 nuevas becas a asignar. Es una ayuda dirigida a quienes no tienen acceso a internet por falta de recursos económicos

Un grupo de estudiantes pidió al Consejo Superior mejoras en las Becas de Conectividad. Es un beneficio que procura permitir el cursado a los estudiantes que no tienen disponible el servicio de internet y que no cuentan con recursos económicos para hacer frente a esos costos.

En un escrito elevado al cuerpo colegiado, señalan: “En tanto esta beca representa nuestra única herramienta para poder mantener el acceso a las clases virtuales, entrega de trabajos prácticos, parciales y, eventualmente, finales para avanzar en nuestros estudios, mediante la presente hacemos manifiesta nuestra voluntad y disposición para llegar de manera urgente a la solución de todos los problemas y dificultades”.

En ese marco, pidieron un canal de comunicación directo entre quienes gestionan la beca y los beneficiarios” y sugieren la posibilidad de habilitar una línea telefónica y/o de mensajería instantánea.

Por otro lado, dicen: “Hemos controlado nuestro consumo de datos y podemos confirmar que el uso de la red VPN de la Beca Conectividad 2020 sí consume datos”.

Y solicitan información acerca de “si existe algún modo en que la red VPN pueda utilizarse en una PC, Netbook o Notebook, en tanto el teléfono celular no es la herramienta idónea para mantener una jornada de clases extensa, ni tampoco para realizar trabajos prácticos”.         

Finalmente, indican: “Teniendo presente que hemos sido trescientos estudiantes los que hemos accedido efectivamente, queremos manifestar la necesidad de que la Universidad Nacional de Río Cuarto, mediante la articulación con los organismos estatales y educativos correspondientes, pueda poner en marcha la entrega de las becas faltantes antes de que termine este segundo cuatrimestre, sabiendo que el acceso a internet y/o conectividad, bajo esta situación inaugurada por la pandemia mundial, es una nueva condición fundamental para que podamos seguir hablando de educación pública y gratuita”.

La respuesta

El vicedecano de Ingeniería, Julián Durigutti, integrante de la Comisión de Becas de Conectividad que funciona de manera permanente hasta el regreso presencial de los estudiantes al campus, fue el encargado de responder a este grupo de 63 alumnos becados.

El funcionario afirmó que en los próximos días se habilitará un teléfono celular para mejorar la comunicación con los beneficiarios, a través de WhatsApp y que pondrán a disposición de los estudiantes un nuevo manual con instrucciones para que puedan trabajar desde distintos dispositivos, utilizando su celular como modem.

Durigutti dijo que las 300 becas que fueron asignadas por el Gobierno, se ampliaron a 319, en un principio. Y que el número de beneficiarios fue creciendo, a partir de aprovechar de que las conexiones simultáneas “estaban muy por debajo del cupo máximo de 300 usuarios”. A partir de saber de que las conexiones simultáneas iban entre las 100 y las 150, decidieron aumentar la población de estudiantes becados.

Por otro lado, señaló que en el marco de esta convocatoria se registraron dos mil inscriptos, de los cuales fueron analizados los 1.500 casos del sector más vulnerable.

En este tiempo, indicó el vicedecano, se concretaron 53 bajas de estudiantes que resolvieron la cuestión de la conectividad por otra vía, ya sea comprando un paquete de datos o accediendo a ayudas de vecinos o familiares. Esas vacantes fueron ofrecidas a otros aspirantes.

El ingeniero Durigutti puntualizó que a las 319 becas primarias, se sumaron seis becas concedidas a cada una de las cinco facultades y otras tantas para la Federación Universitaria, además de becas otorgadas a los alumnos que se hospedan en las Residencias Estudiantiles Universitarias.

El directivo señaló que recientemente se dispuso de un centenar de nuevas becas, de las cuales diez ya fueron otorgadas y otras 90 están a la espera de ser asignadas.

En un extenso informe ofrecido de modo virtual al Consejo Superior, Julián Durigutti admitió que hubo casos en los que se registró consumo de datos, a partir de una baja aleatoria de la red VPN de la Beca Conectividad 2020. Dijo que se trataba de “una baja involuntaria”, por cambio de la dirección postal en relación con los teléfonos celulares de los usuarios. Para solucionar ese problema, se implementó un nivel de configuración más complejo, que hace que los estudiantes no tengan más consumo de datos por fuera de la red VPN. Es una aplicación que genera la conectividad de forma automática.

El funcionario adelantó que próximamente la Comisión de Becas de Conectividad ofrecerá un descriptivo informe escrito al Consejo Superior.

En el cierre del tratamiento de este tema en la sesión de este jueves del cuerpo colegiado, el rector Roberto Rovere pidió a los consejeros estudiantiles que faciliten los datos personales y los números de teléfono celular de los alumnos que tienen inconvenientes, para asistirlos de manera directa en la búsqueda de soluciones.

Se trata de un apoyo para alumnos vulnerables, que tienen problemas de conectividad, que se concreta, en el marco de un programa nacional coordinado por la Secretaría de Políticas Universitarias. Se habilita a través de la RIU-CIN una cantidad de usuarios autenticados a los cuales se les permite el acceso sin costo a una red privada virtual (VPN).

La mencionada comisión está integrada por ocho miembros. Fue la encargada de evaluar las solicitudes de los estudiantes de la UNRC y resolvió el otorgamiento de las becas.

Tienen prioridad quienes son beneficiarios de becas de ayuda económica, discapacidad o alojamiento, otorgadas por la Secretaría de Bienestar de esta Universidad; los estudiantes que pertenecen a grupos familiares cuyo ingreso predominante provenga del mercado informal de trabajo, ya sea de transferencias formales del Estado o de las categorías de monotributo A y B; los que son de grupos familiares cuyo ingreso predominante proviene de actividades laborales que no se están desarrollando en virtud de las medidas de prevención dispuestas por el Gobierno Nacional en razón de la pandemia por el Covid-19 y quienes tienen hijos a cargo, de hasta 18 años de edad.

La Red de Interconexión Universitaria (RIU), que depende del Consejo Interuniversitario Nacional (CIN), desarrolló un servicio que permite a las universidades declarar una cantidad de usuarios autenticados, a los cuales se les cede el acceso sin costo a una red privada virtual (VPN).

Esto permite acceder a contenidos tanto de dominio edu.ar como a otras plataformas como Zoom, Meeting, Youtube. Cabe señalar que dentro de la RIU también se implementó una plataforma JITSI bajo el dominio edu.ar, para evitar el consumo de datos de celulares.

 Los requisitos para el otorgamiento de las Becas de Conectividad contemplan que los postulantes ingresantes 2020 estén cursando una carrera de grado o pregrado y que los alumnos efectivos 2020 cursen una carrera de grado o pregrado y cumplan con los requisitos académicos para que se le otorgue una beca de ayuda económica o discapacidad, pudiendo exceptuarse del cumplimiento de este último requisito con causa fundada por razones económicas, laborales, familiares, de salud, que serán evaluadas oportunamente por la Comisión creada para tal fin.

Los inscriptos no deberán poseer ingresos mayores a dos salarios mínimos, vitales y móviles. Se incluyen los ingresos de todos los integrantes del grupo familiar del que dependa económicamente el postulante, aunque algún miembro no haga aportes económicos directos a dicho estudiante.

Para recibir este beneficio, las personas tienen que carecer de conectividad a Internet en el domicilio donde se encuentran.

El pasado 4 de junio, el Consejo Superior de la Universidad Nacional de Río Cuarto decidió por unanimidad aprobar el otorgamiento de becas de conectividad destinadas a alumnos con dificultades para el acceso al cursado virtual en tiempos de pandemia, en el marco de un programa nacional coordinado por la Secretaría de Políticas Universitarias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *