Walter Cantarutti, director de espectáculo públicos, sostuvo que los boliches respetaron los protocolos y que la municipalidad vez activo dos fiestas clandestinas y un after