Una familia tipo necesitó $54.208 en diciembre último para no caer en la pobreza y la canasta alimentaria se disparó 45,5% en el 2020, más de nueve puntos por encima de la inflación, que fue del 36,1%, informó este jueves el Indec.

Para no ser indigente, una familia requirió ingresos por $22.681, según la estimación realizada por el organismo sobre la base de cuatro miembros.

La canasta alimentaria subió 5,1% en diciembre y 45,5% en el 2020, 9,4 puntos por encima del costo de vida del año.

En el caso de la canasta básica total, que permite medir la pobreza, subió 4,7% en diciembre y 39,1% en el 2020, por lo que también quedó por encima del nivel de inflación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *