El intendente de la localidad cordobesa, que fue escenario del atentado de 1995, aseguró que el expresidente falleció en la «absoluta impunidad».

Río Tercero no llora la muerte de Carlos Saúl Menem (90), quien dejó de existir en la mañana de este domingo tras casi dos meses de permanecer internado por una infección urinaria. Faltaban 10 días para que se realizara la primera audiencia del juicio en su contra por la voladura de la Fábrica Militar que dejó siete muertos, más de 300 heridos y multitudinarios daños.

El expresidente iba a ser juzgado tras ser imputado por «estrago doloso agravado por la muerte de personas». Sin embargo, su fallecimiento lo deja impune a un hecho por el que hace un cuarto de siglo familiares de las víctimas reclaman justicia.

Tras conocerse la muerte de Menem, el presidente Alberto Fernández expresó su profundo pesar y declaró tres días de duelo nacional. Además, acordó con los seres queridos que su cuerpo sea velado en el Salón Azul del Congreso Nacional y desde las 20:00 podrá acceder el público general respetando los protocolos por el coronavirus.

Pero la Municipalidad de Río Tercero anunció que no adhirió a la medida y tampoco le rendirá homenaje a quien fue dos veces presidente de Argentina, «acusado de ser el principal responsable del atentado de las explosiones de la Fábrica Militar en 1995».

El pasado 3 de noviembre, cuando se cumplieron 25 años del atentado, el intendente de la localidad cordobesa, Marcos Ferrer, declaró a Menem como persona no grata en la ciudad. El día de su muerte, expresó: «Murió Carlos Menem en la más absoluta impunidad. Pero la muerte no reivindica. No trae olvido a la memoria ni hace digno al canalla. Sólo la Justicia nos hace libres, nos seca las lágrimas, nos devuelve la paz».

Fuente: eldoce.tv