LA DESIGUALDAD ENERGÉTICA CRECIÓ A GRAN ESCALA ENTRE 2015 Y 2019

Un estudio de ENARGAS revela qué porcentaje de sus sueldos debieron gastar en luz y gas aquellas familias con menores ingresos y cuánto significó ese mismo gasto para aquellas que cuentan con mayores ingresos. Las diferencias son abismales.

El Ente Nacional Regulador del Gas (ENARGAS) realizó un relevamiento entre los años 2015 y 2020 en los que midieron qué porcentaje de los ingresos familiares representó el pago de los servicios energéticos.

Para mostrar los resultados fueron a los extremos: mostraron qué porcentaje sus salarios debieron gastar para pagar la luz y el gas tanto las familias con menores ingresos como aquellas con los mayores. Los resultados marcan una diferencia notable.

En 2015, las familias más carenciadas debieron gastar un 10,1% de sus ingresos en el pago de los servicios energéticos, mientras que los menos carenciados un 1,4%. Esos números fueron en crecimiento hasta el año 2019.

En 2019, que fue el pico máximo tanto en porcentaje como en diferencia entre ambos sectores, quienes tenían un menor ingreso destinaron un 23,3% de su salario mensual para pagar la luz y el gas, mientras que quienes tenían un mayor ingreso sólo el 3,1%.

Por otro lado, el ENARGAS establece dos conceptos que etiquetan y miden qué significa el pago de la energía para las diversas familias. Por un lado, «pobreza energética», que forman parte de ella quienes destinan un 10% para pagar la luz y el gas, e «indigencia energética», que forman parte aquellos que destinan un 20% a ese mismo pago.

Como muestra el gráfico, estos parámetros de medición se agravaron desde 2015 hasta 2019 y en 2018 las familias con menores ingresos alcanzaron la indigencia energética. Además, el Ente reveló que en 2020, a causa del congelamiento de las tarifas, 3 millones de personas salieron de la situación de pobreza energética.

Renuevan el plan de garrafa social

Por otro lado, el Gobierno anunció una actualización en los precios del Gas Licuado de Petróleo para uso doméstico. En concreto, el aumento es de un 21% y, a su vez, los subsidios para consumidores subió un 33%.

Fuente:cba24

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *