LA UCR VA A LA JUSTICIA POR LA DEUDA; PARA EL PJ, ES UNA PUESTA EN ESCENA

La oposición anunció que presentará una acción declarativa de certeza para definir si el Municipio se excedió en la toma de pasivos. El oficialismo dijo que es campaña.

Después de pedir en el Concejo Deliberante que el intendente Juan Manuel Llamosas fuera a explicar el proceso de toma de deuda en dólares, la UCR decidió pasar al plano judicial y anunció ayer que presentará una acción declarativa de certeza para que un juez determine si el gobierno municipal se excedió en los límites establecidos por ley.

Las autoridades del radicalismo dieron ayer una conferencia de prensa y fundamentaron la decisión. “Cada vez que hemos hecho planteos no hemos sido escuchados, todo lo contrario. Incluso han descalificado nuestros argumentos. Cuando se tomó la deuda en  dólares, planteamos la necesidad de un seguro de cambio pero nunca se nos escuchó”, dijo Juan Pablo Casari, titular de la UCR.

Hernán Magoia, presidente del Comité Banda Norte, detalló que el radicalismo tiene en claro que el gobierno sobrepasó los límites fijados para la toma de deuda y que ahora busca la confirmación a través de una decisión judicial. “A partir de ahí, definiremos los próximos pasos a seguir”, indicó.

Río Cuarto colocó bonos por 14,8 millones de dólares en noviembre de 2017, recién debió pagar el 25 por ciento del capital en noviembre de este año. Pero lo más pesado le quedaba para 2020: el 25 por ciento en mayo y el 50 por ciento restante en noviembre. Con el dólar a 63 pesos, el gobierno salió a decir que la deuda se transformó en impagable e inició un proceso de reestructuración que se definirá hoy, cuando se produzca la asamblea con los acreedores, que dirán si aceptan o no establecer un nuevo cronograma. Ese cronograma establece seis meses de gracia y, después, 18 cuotas mensuales y consecutivas.

Lucas Gil, candidato a tribuno de cuentas, manifestó que el nuevo esquema propuesto por el gobierno a los acreedores es, en realidad, una solución a corto plazo. “Los compromisos asumidos inicialmente eran inviables desde el primer momento. Ahora, la gestión está haciendo lo que puede pagar ganar tiempo”, dijo Gil.

Desde el oficialismo, la respuesta estuvo a cargo del concejal Armando Chiappe, que señaló que se trató de un acto de campaña. “Están tratando de mantener el tema en el ámbito público. Hay una mezcla entre la intención mediática y lo judicial. Al mismo tiempo, es poco serio porque la Justicia no es el ámbito adecuado para discutir de política. Nosotros hemos dado todas las instancias para dialogar y no pueden acusarnos de que no hayamos tenido voluntad de discutir el tema”, precisó el concejal.

 Agregó que en Cambiemos hay desesperación por descontar la ventaja que Llamosas lleva en las encuestas y que, por eso, cae en la sobreactuación. “Vimos una puesta en escena que intenta poner el tema de la deuda en la agenda y, a la vez, Cambiemos busca desengancharse del marco nacional. No dicen nada de la mala praxis del gobierno de Macri, del que fueron socios, en el manejo de la economía y en la tarea de defender la moneda. La deuda que se tomó era la mejor opción en su momento pero nadie imaginaba que iba a pasar lo que pasó”, puntualizó Chiappe.

Fuente: Puntal

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *