Ante una denuncia penal por Violencia Familiar, personal policial de la Comisaría Primera se acercó a una vivienda ubicada en calle Hipólito Irigoyen donde procedió al secuestro de un arma de fuego, pistola calibre 22.

La misma fue entregada de manera espontánea por una mujer mayor de edad.