La carga impositiva extraordinaria abarcaría a 12.000 ciudadanos, según estimó el presidente de la comisión de Presupuesto y Hacienda de Diputados, Carlos Heller.

El impuesto extraordinario a grandes fortunas para financiar gastos por la pandemia de coronavirus alcanzaría a personas con patrimonios «por encima de los 3 millones de dólares, unos 12.000 ciudadanos», estimó esta tarde el presidente de la comisión de Presupuesto y Hacienda de Diputados, Carlos Heller.

Tras la reunión del martes con el presidente Alberto Fernández a la que asistió junto al jefe del bloque del Frente de Todos en la Cámara baja, Máximo Kirchner, el legislador del Frente de Todos detalló que «la tasa sobre el valor de los bienes declarados sería de entre 2% y 3,5%».

Señaló que con lo recaudado por este tributo a las grandes fortunas se proyecta generar un «ingreso superior a entre 3.000 millones y 4.000 millones de dólares», unos 265.000 millones de pesos al tipo de cambio actual minorista de $ 66.

«Se trata de un tributo extraordinario, por única vez y con asignación precisa y determinada, destinado a adquirir productos vinculados con la crisis sanitaria, a fortalecer la cobertura alimentaria a personas con bajos ingresos y a asistir a las pymes más castigadas por la crisis con el objetivo de ayudar a sostener el empleo», dijo Heller en defensa del gravamen.