En el regreso a los juicios por jurado popular, el 15 de septiembre comenzará a juzgarse a Leonela Hidalgo por el homicidio calificado por ensañamiento en grado de tentativa contra su suegra en la localidad de Sampacho. El hecho se produjo el 10 de noviembre del año pasado por la noche, cuando la imputada roció con alcohol y le arrojó un fósforo a Sandra Carro, quien luego debió pasar largo tiempo en recuperación por el ataque.

La Cámara del Crimen de Segunda Nominación dará inicio en septiembre al juicio por jurado popular que tendrá a la joven de 22 años en el banquillo de los acusados. A fines del año pasado, la defensa de la imputada había solicitado su libertad bajo tratamiento psiquiátrico, mientras se esperaban los resultados de las pericias para determinar si comprendía la criminalidad de sus acciones. Sin embargo, el Juzgado de Control confirmó la prisión preventiva dictada por la Fiscalía de Primer Turno contra Hidalgo al considerar que comprendía lo que estaba realizando.

Sandra Carro fue sorprendida por su nuera en la habitación de su casa del barrio Pueblo Nuevo, de Sampacho, en la noche del martes 10 de noviembre de 2020, cuando se encontraba en una sesión de reiki. Por el ataque, el fuego afectó el 35% del cuerpo (rostro, cuello y la parte derecha) de la mujer de 50 años, que permaneció internada en la terapia intensiva del Hospital San Antonio de Padua con respiración asistida. Por el violento hecho, Hidalgo fue detenida a las pocas horas y quedó alojada en la alcaidía de la jefatura departamental de Policía.

Los abogados defensores de Hidalgo, Jacqueline Cattaneo y Matías Ceballos, habían solicitado a la Fiscalía el recupero de su libertad bajo tratamiento psiquiátrico; “al tratarse de una persona con serios trastornos psicológicos, se llevaron adelante pericias psiquiátricas y psicológicas para determinar si al momento de cometer el hecho comprendía la criminalidad del mismo y dirigir sus acciones”, indicaron. De algunos testimonios de la investigación surgen datos que indican que Hidalgo hacía unas semanas que no estaba tomando la medicación en forma regular.

No obstante, el Juzgado de Control de Río Cuarto decidió que la imputada siguiera detenida y ahora se conoce la fecha en la que se iniciará el juicio. Fuentes judiciales explicaron que ante el estudio del estado de salud mental de la imputada, no existen elementos para sospechar que no comprendía lo que estaba haciendo. Además, se mantiene un informe periódico desde el Servicio Penitenciario sobre la situación personal de la joven investigada.

En el marco de la pesquisa, el fiscal además agravó la acusación inicial que pesaba en contra ella. De lesiones graves calificadas, la carátula se modificó por el delito de homicidio calificado por ensañamiento en grado de tentativa, según la resolución que se conoció el 20 de noviembre.

El conflicto familiar aconteció en un mismo terreno en el que se emplazan las viviendas de la víctima y de la sospechosa. Las mujeres habrían mantenido diferencias que derivaron en el grave ataque contra Carro, advirtieron fuentes de la investigación.