El ritmo de los incrementos se ha mantenido constante durante los primeros siete meses del año y, apesar de lo que el gobierno nacional ha venido pronosticando, la desaceleración de los aumentos casi no se percibe.

Los alimentos son la principal preocupación y han mostrado un comportamiento al alza que siempre está por encima del índice general.

¿Qué pasará en los próximos meses?

Vanesa Ruiz, gerenta del Centro de Almaceneros de la provincia de Córdoba, indicó que los proveedores han anticipado que las subas seguirán como hasta ahora. “Lamentablemente es así. Si medimos lo que ha sucedido con la inflación en mayoristas, es aún mayor a la registrada en la canasta básica. O sea, tenemos futuros aumentos que van a llegar. También hay incertidumbre con el dólar y con la situación sanitaria. Esto hace que se haya normalizado este nivel de inflación. Lo preocupante también es que la gente está totalmente endeudada. Antes se usaban las tarjetas para reponer electrodomésticos, hoy se usan para comprar mercadería y hasta en cuotas”, señaló Ruiz.

La medición que todos los meses hace el Centro de Almaceneros a través del Área de Estadísticas marcó que el 42 por ciento de las familias tienen atrasos en los pagos de las tarjetas y hasta de los servicios.

Ruiz detalló que durante el mes pasado el comportamiento del precio de los alimentos repitió el de los meses anteriores y agregó que agosto no está mostrando nada distinto. “Lamentablemente, se reiteró lo que venía ocurriendo. En los últimos 12 meses los alimentos subieron un 55 por ciento. Hay productos puntuales que se elevaron mucho más:la carne aumentó el 85 por ciento y productos como aceite, arroz o fideos registraron un incremento superior al 100 por ciento. La desaceleración inflacionaria de la que habla el gobierno es apenas tenue;en los últimos meses son décimas que baja el índice. Esto no alcanza a oxigenar los bolsilos de las familias. Agosto llegó también con fuertes incrementos”, planteó la gerenta del Centro de Almaceneros de la Provincia.

Por ejemplo, los últimos incrementos fuertes se registraron en la harina, que subió entre el 9 y el 10 por ciento, y ahora se están produciendo alzas en cascada en los derivados.

“También hay subas en aceites. Estamos a 20 del mes y nos anuncian que habría más aumentos en la línea de productos secos”, dijo Ruiz.

Baja del consumo

Los ajustes, como por ejemplo el de la carne, derivaron en que se registren bajas profundas en el consumo de esos productos que, en algunos casos, se tornaron prohibitivos. En el caso de la carne, según el Centro de Almaceneros de Córdoba, la caída se ubica en el 40 por ciento.

Ruiz manifestó que los acuerdos de precios que el gobierno nacional viene anunciando como una herramienta que debería servir de ancla, en realidad no están funcionando. Por ejemplo, un programa que estaba pensado para los comercios de menor magnitud o los supermercados locales, como es el Súper Cerca, prácticamente está ausente en Córdoba.

“No lo estamos visualizando. Nos cuesta muchísimo encontrar los productos anunciados en los mayoristas. Hay algo en lácteos, pero tiene muy poco margen de rentabilidad. El programa Precios Cuidados, en cambio, es para super e hipermercados y también nos cuesta mucho visualizalo en las góndolas. Esos dos programas nacionales casi tienen efecto nulo en Córdoba”, puntualizó la gerenta del Centro de Almaceneros de la Provincia.