Son datos del Instituto de Promoción de la Carne Vacuna Argentina que mide mensualmente el movimiento. Durante agosto, el precio promedio de la carne vacuna bajó el 1,4%. Las bajas coinciden con la restricción a las exportaciones de cortes para consumo interno.

Por segundo mes consecutivo, el precio de la carne mostró una tendencia a la baja, de acuerdo a los datos que mensualmente publica el Instituto de Promoción de la Carne Vacuna Argentina (IPCVA), registrando una caída promedio de 1,4%, mientras que en julio el descenso promedio había sido del 1%. No obstante ello, y aún con el descenso en los precios de julio y agosto, el aumento de la carne en el último año, llegó al 77,7%, muy por encima de la inflación.

Las bajas de los precios que consumidores pagan en el mostrador en los dos últimos meses, aunque leves, coinciden con la suspensión de las exportaciones de carne vacuna implementada por el Gobierno Nacional a fines de junio, y que fue prorrogada hasta fin de octubre.

Autoridades nacionales justificaron la medida al señalar que «en el corto plazo la herramienta de limitar las ventas al exterior es indispensable para garantizar el acceso de las y los argentinos a la carne vacuna frente al fuerte aumento de los precios a las y los consumidores».

Por su parte, los sectores exportadores de carne manifestaron su rechazo a la medida y amenazan con otra medida de fuerza cuya implementación aún no fue oficializada, aduciendo que genera pérdidas económicas de u$s 1000 millones, como también de puestos de trabajo en el sector de los frigoríficos.

Según detalla el Informe del Centro de Economía Política Argentina (CEPA), que toma las estadísticas mensuales que realiza el Instituto de Promoción de la Carne Vacuna, «es evidente que las medidas impulsadas tuvieron efecto sobre el precio de la carne en Hacienda y mostrador». Allí remarcan que desde que rige la medida, el precio promedio cayó un 6% en el mercado de Hacienda y un 2,4%  en mostrador.

No obstante ello, las bajas de los dos últimos meses muestran que sólo se logró frenar el ritmo de las subas, ante los incrementos abruptos en el precio de la carne en el último año, que en los registros mensuales siempre estuvieron por encima del índice de inflación. Los casos más evidentes son los de noviembre y diciembre del año pasado, meses que registraron subas de 7,7% y 20,2% respectivamente.

En el informe mensual del IPCVA, se destaca que durante agosto las principales bajas en los precios de la carne estuvieron marcadas por la picada común (-4,8%), el vacío (-3,5%) y el asado de tira(-2,8%). En tanto que le siguieron el matambre (-2,3%), la cuadrada (-2,2%) y la picada especial (-2,1%).

La caída en el precio de la carne promedio del mes de agosto, rondó el 1,4%, y acumula una caída de 2,4% en los dos últimos meses. Foto: Cba24n

La caída en el precio de la carne promedio del mes de agosto, rondó el 1,4%, y acumula una caída de 2,4% en los dos últimos meses. Foto: Cba24n

Los datos oficiales detallan además que en junio creció el consumo de carne en Argentina, mostrando el mejor registro del año. En el período enero-mayo el consumo promedio por habitante por año fue de 45,5 kilogramos y en el mes de abril había descendido a 34,3 kilogramos por habitante por año. mientras que en junio ese mismo número alcanzó los 53,7 kilogramos.

Fuente:cba24n

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *