Cayeron por 39-0 en un partido de la tercera fecha que se disputó en el Cbus Super Stadium de Gold Coast, Australia.

Un partido solo no le alcanzó para tomarse revancha. Después de que los Pumas los vencieran por primera vez en la historia, Nueva Zelanda se vengó con dos goleadas aplastantes. Esta vez, en una actuación demoledora los All Blacks se impusieron por 39-0, incluidos cinco tries, desplegando todo su poderío y destrozando la resistencia argentina, que se quebró después de 38 minutos.

A fines de 2020, dos semanas más tarde de la histórica victoria en Sydney, los oceánicos respondieron con un 38-0 para asegurarse el título. No conformes con esa goleada, prolongaron la avidez y en el Cbus Stadium de Gold Coast desplegaron otra actuación arrolladora, forjada desde el inicio mismo del partido y plasmada a partir del momento en que lograron quebrar la resistencia táctica y anímica de los Pumas.