Eduardo Tello: “No puede haber castigo, ni pérdida de derechos por no vacunarse, pero el derecho de ellos es exactamente igual al nuestro de proteger nuestra salud”

La vuelta a la presencialidad y la convivencia en el campus entre vacunados y no vacunados fue el eje de la primera reunión informativa del gremio nodocente que se hizo en la UNRC, después de las estrictas medidas sanitarias que rigieron en 2020 y continuaron hasta el mes pasado

Tras casi un año y medio, se realizó en la mañana de este jueves la primera reunión informativa del gremio nodocente de la Universidad Nacional de Río Cuarto, que tuvo como eje central la vuelta a la presencialidad plena de los trabajadores, tras la discontinuidad asistencial que sobrevino en 2020 como consecuencia del recrudecimiento de la pandemia del Covid-19.

El encuentro se extendió por casi dos horas, tuvo lugar al aire libre en la Plaza de la militancia del campus universitario, fue presidido por el secretario general de la Asociación Trabajadores Universidad Nacional de Rio Cuarto (ATURC), Eduardo Tello, y contó con una importante presencia de afiliados.

“Tengo una profunda satisfacción por poder volver a vernos las caras y tener esta comunicación personal que siempre hemos tenido”, arrancó diciendo el titular de ATURC, al tiempo que puntualizó: “Todavía estamos transitando una de las situaciones más trágicas que hemos vivido. Una pandemia que ha ocasionado dolor y trastornos en nuestras vidas”, a la vez que propuso un minuto de silencio en homenaje a los dos trabajadores nodocentes, Victor Albelo y Javier Flores, que perdieron la vida a causa del Covid-19.

Seguidamente, Tello se refirió a la postergación de las elecciones para la renovación de autoridades gremiales, cuyos mandatos finalizaban el pasado 4 de setiembre, pero por decisión del Ministerio de Trabajo se prorrogaron hasta mayo del año que viene, tras que se prohibieran las actividades sindicales que implicaran la movilización de personas, restricción que se mantuvo hasta el 31 de agosto último.

A continuació, hizo referencia a la presencialidad programada que rige para todos los trabajadores de la actividad pública, que en el caso de la UNRC está siendo reglamentada por una comisión integrada por los distintos estamentos universitarios. Destacó la conducta de los trabajadores respecto de la vacunación, dijo que la Universidad cuenta con el 93 de la planta nodocente vacunada, de la cual el 73 por ciento tiene ya la segunda dosis.

Señaló que con la presencialidad programada se deja de lado el criterio sanitario vinculado con disminuir la presencialidad, por lo que el trabajo remoto deja de ser prioritario.

También señaló que ahora hay una nueva categoría de dispensas, que sólo incluye a los inmunodeprimidos, los pacientes oncológicos y los transplantados. Y sostuvo que desde el gremio se pretende mantener en ese grupo a las embarazadas.

El dirigente dijo que el sector se vio sorprendido por la Resolución Rectoral 521/2021-avalada por el Consejo Superior-, pero que luego volvió a reencausarse el proceso tras que desde el Rectorado se indicara que esa disposición no significaba una vuelta masiva inmediata. “Hoy están vigentes los PTS. Y nos seguimos rigiendo por lo que está escrito”, remarcó Eduardo Tello.

Por otro lado, adelantó que en la comisión que analiza este regreso a la presencialidad se han definido pautas de trabajo y que se acordarán normas sanitarias de cumplimiento obligatorio para todo el ámbito universitario. Agregó que cambió el aforo y que hoy la obligación es mantener los dos metros de distancia entre las personas, tanto al aire libre, como en ambientes cerrados.

Señaló que se definió trabajar por separado un protocolo para docentes y otro para los trabajadores nodocentes. Y comentó que en lo que resta de este año no habrá teóricos presenciales.

Además, indicó que se prevé disminuir las horas de trabajo, consideró que el turno de los trabajadores debiera ser de 4 o 5 horas, en lugar de las actuales 7 horas. Esto se debe a que no se pueden habilitar lugares comunes para comer y cambiarse de indumentaria.

En otro orden, Eduardo Tello consideró que quienes están vacunados no puede estar juntos con quienes no se han vacunado. Sin embargo, subrayó: “No puede haber castigo, ni pérdida de derechos por no vacunarse”. Pero, remarcó: “El derecho de ellos a no vacunarse es exactamente igual al nuestro de proteger nuestra salud”. “Hay que buscar garantizar que el conjunto de los vacunados no tenga un riesgo extra y que los no vacunados no van a quedar vulnerables ante la presencia del virus entre los vacunados”. Y remarcó: “El impacto positivo de la vacuna ya no puede ser discutida”.

Amplia discusión

Tras la alocución del secretario general Eduardo Tello, sobrevino un extenso debate por parte de los trabajadores presentes. Los principales planteos estuvieron vinculados con la disyuntiva entre la no obligatoriedad de la vacunación y los beneficios de la aceptación de esta medida preventiva contra el Covid-19.

Los recaudos a tomar respecto de los 37 trabajadores nodocentes que decidieron no vacunarse se constituyó en el eje central de la discusión. Hubo posturas de un lado y del otro. Quienes ya se vacunaron señalaron la necesidad de estar protegidos ante posibles contagios por parte de quienes no cuentan con ninguna dosis. Y expresaron su preocupación por las consecuencias relacionadas con la convivencia con personas no vacunadas, tanto por la posibilidad de contagiar a quienes no cuentan con esta protección, como por el riego que conlleva para sí mismos. Por el contrario, los no vacunados reivindicaron su postura en contrario a la vacuna, subrayaron que descreen de sus bondades y puntualizaron que temen por posibles secuelas.

Finalmente, Tello cerró diciendo que la postura del gremio nodocente es la de respetar las creencias y los derechos de todos, a la vez que adelantó que van a exigir que se pongan en marcha en forma acelerada todos los concursos que quedaron pendientes y que demandarán que se cubran todas las vacantes.

Primera reunión colectiva

“El reencuentro con los compañeros, luego de que se levantaron las restricciones para la actividad sindical que nos tuvo congelado por casi un año y medio. Hay muchas cosas de las que hablar, un proceso electoral demorado, nosotros tendríamos que haber entregado el mandato el 4 de setiembre. También está el tema de la famosa presencialidad programada, con todo el debate que generó la resolución rectoral. Y nos interesa escuchar cuál es el pensamiento de los compañeros después de un año y medio”, expresó a la prensa Eduardo Tello.

Siguió: “Recién ayer -por el miércoles- hemos tenido la primera reunión de la comisión que tiene que adecuar todos los protocolos y programas de trabajo seguro ala nueva realidad, ya no hay que minimizar la circulación de personas y que ya no es una prioridad el trabajo remoto. En función de eso, la idea es generar un protocolo, un gran programa de trabajo seguro para todo el sector nodocente, que tiene una realidad muy distinta a la del sector docente, cada uno va a trabajar sobre la base de su propia realidad”.

“La Comisión ya tomó la decisión de que no va a haber teóricos presenciales en la actividad académica, se va a seguir con el protocolo que indica que la actividad académica con presencialidad va a ser sólo para ciertos prácticos y para la toma de exámenes finales, pero falta definir cuál va a ser el aforo que va a tener cada una de las áreas”.

“Mañana -por el viernes- nos volvemos a juntar y la idea es tener un protocolo nuevo, adecuado a esta presencialidad programada y, en el caso nuestro, poder implementarla lo antes posible”.

“Nosotros tenemos hoy una gran ventaja que es que el 93 por ciento de la plata nodocente está vacunada y de esa gente el 72 por ciento ya ha culminado si ciclo vacunatorio con las dos dosis. Vamos a estar en condiciones protocolares de seguridad para volver a la presencialidad. Nos va a poner otra vez en el ámbito natural de desarrollar nuestras tareas”.

Acuerdo salarial: “Venimos corriendo de atrás a la inflación” y “esa sería una de las cuestiones que estarían explicando los resultados electorales del domingo”

En otro orden, Eduardo Tello dijo: “El acuerdo salarial tuvo dos etapas, la de abril con el 35 por ciento, sobre el que nosotros expresamos en el Consejo Directivo de FATUN que era insuficiente; luego hubo una revisión paritaria que adelantó algunas fechas y que lo llevó al 47 por ciento, lo cual está de acuerdo con las pautas inflacionarias. Pero, hay algo que no se puede negar, hace un año que la venimos corriendo de atrás. En el 2021 hemos tenido una inflación al mes de agosto del 31 por ciento y nosotros hemos cobrado recién el 22 por ciento de aumento salarial. Estamos corriendo con casi 9 puntos de atrás. La podemos llegar a empatar a la inflación en febrero del año que viene, cuando ya nos va a estar impactando la inflación de enero y febrero 2022”.

Acotó: “Fue un acuerdo que resultó ser lo mejor que se podía sacar, que para el 2022 nos puede poner en una condición un poco mejor, pero este tipo de acuerdos que han sido generales para todos los gremios del país, no hay más de cinco gremios de los 190 que hay en el país que consiguieron en los primeros meses del año cuotas de aumento que los pusieron al lado de la inflación, todo el resto la venimos corriendo de atrás. Y esa sería una de las tantas cuestiones que estarían explicando los resultados electorales del domingo pasado”.

Con mandatos extendidos hasta mayo, por ahora no arrancará el proceso electoral para la renovación de autoridades en el gremio

Sobre el proceso electoral para la renovación de autoridades en el gremio, Eduardo Tello dijo: “Nosotros tenemos extendido el mandado por decisión de Trabajo hasta la primera quincena de mayo. Tenemos todo ese tiempo para llevar adelante un proceso electoral, que demanda 60 y algunos días. La elección se puede hacer el mismo día en el que se nos vence el mandato. No nos parecía conveniente poner en marcha un proceso electoral después de haber estado prácticamente un año y medio alejados de los compañeros. Debemos reinsertarnos nuevamente como gremio en los problemas cotidianos y en los problemas que van a comenzar a aparecer cuando la actividad sea normal y, a partir de ahí, arrancaremos como el proceso electoral”.