Visitó este jueves la Universidad Nacional de Río Cuarto Alberto Taquini, el creador del “Programa de adecuación de la enseñanza universitaria argentina a las necesidades del desarrollo”, que dio vida a esta casa de altos estudios local en medio de la oscuridad de las dictaduras, en 1971.

Una epopeya que tuvo su origen en el “Plan Taquini” centrado en la puesta en marcha de universidades en todo el interior argentino, las cuales permitieron a muchas familias acceder por primera vez a estudios universitarios sin el desarraigo que conlleva mudarse a los grandes centros urbanos. Y que ahora su autor recuerda con alegría y algo de nostalgia por los que no están, como es el caso de Víctor Yoma, quien hoy es recordado en la ciudad como uno de impulsores de la UNRC, tras que el 10 de agosto último ocurriera su desaparición física, a los 86 años. Víctor Yoma es reemplazado por Ana Laura Vasquetto, graduada de la UNRC, quien se venía desempeñando como vicepresidenta y ahora queda al frente de la presidencia de esta entidad.

Alberto Taquini fue recibido por el rector de la UNRC, Roberto Rovere, y el vicerrector Jorge González. Llegó pasadas las 10,30 acompañado Alberto Dibbern, ex secretario de Políticas Universitarias de la Nación y asesor de la Comisión Nacional de Evaluación y Acreditación Universitaria de Argentina (CONEAU), ex presidente de la Universidad Nacional de La Plata y del Consejo Interuniversitario Nacional (CIN).

Compartieron un extenso encuentro en el despacho rectoral y luego recorrieron las instalaciones del campus universitario. Participaron de la comitiva además Ana Laura Vasqueto, nueva presidenta de la Comisión Fundadora de la UNRC, Héctor Masoero, rector honorario de la UADE -Universidad Argentina de la Empresa- y su secretaria de asuntos estudiantiles Cristina Slica, además de María Marta Bosch, esposa de Taquini.

“La UNRC está gigantesca y tiene una influencia muy grande”

Sobre Yoma, como presidente de la Comisión Fundadora de la UNRC, Alberto Taquini dijo recordarlo por el trabajo realizado junto con toda la Comisión Pro Universidad, para la creación de esta casa de estudios.

“En setiembre del año ’69 hubo una reunión gigantesca convocada por la Municipalidad, con el Teatro Municipal repleto de gente y presentamos el plan de nuevas universidades. Antes de eso, habíamos creado la Comisión Pro Universidad de Lujan, Quilmes y de Zárate -Campana-, y se hizo una comisión aquí en Río Cuarto, a la que rápidamente entró Víctor Yoma. El ingeniero Alberto Lucchini, que estaba por el Colegio Industrial, fue el presidente de la comisión y quien hizo el primer diseño del campus de esta casa, que hoy es magnífico, mientras que en aquel momento todo era campo pelado, no había ni una planta”, rememoró Taquini.

– ¿Cómo la ve hoy a la UNRC, con sus flamantes 50 años?

– Inimaginable en aquel momento. Está gigantesca y tiene una influencia muy grande. Veo en todas las universidades que ahora está cumpliendo 50 años una transformación fenomenal. Hay cinco, entre las que está la Universidad de Río Cuarto, que ya tienen producción científica internacional. Las veo fantásticas. Han pasado por ellas dos millones de alumnos, de los cuales el 82 por ciento es primera generación de estudiantes universitarios.

– ¿Qué piensa del sistema universitario?

– Lo veo como a la Argentina, con enormes dificultades, llorando por todos lados y avanzando por todos lados. Esos números de los dos millones representan para mí la Argentina oculta, que es lo que todos los días las familias, los jóvenes, los docentes, los investigadores están haciendo todos los días en cada rincón del país.

– Y al país ¿cómo lo ve?

– Hay una ebullición. Argentina llora por todos lados. Y si vamos, como vamos, vamos mal.

Un plan hecho realidad

Fue el “Programa de adecuación de la enseñanza universitaria argentina a las necesidades del desarrollo”, que planteaba el nacimiento de nuevas casas de estudios superiores. Por entonces, sólo estaban las universidades nacionales de La Plata, Litoral, Tucumán, Cuyo, Nordeste, Sur, Córdoba, Buenos Aires y la UTN.

Las primeras casas de estudios surgidas del Plan de Creación de Nuevas Universidades fueron las de Río Cuarto y El Comahue, en 1971. Al año siguiente, se abrieron las de Salta, Catamarca, Lomas de Zamora, Luján y La Rioja. En 1973 se inauguraron las universidades nacionales de Santiago del Estero, Misiones, San Juan, San Luis, La Pampa y Entre Ríos

La Universidad pública de Río Cuarto hoy ofrece, a través de sus cinco facultades, medio centenar de carreras de grado y tiene más de 20 mil estudiantes, a los que se agregan unos 700 de posgrado que participan de las 40 carreras de cuarto nivel -especializaciones, maestrías y doctorados- con que cuenta; de sus aulas egresaron ya 28 mil profesionales. Y conforman su plantel 1.900 docentes y 600 trabajadores nodocentes.

La UNRC fue la primera en fundarse, en el marco de ese plan. La iniciativa amplió el sistema de educación superior, que hasta entonces estaba concentrado a pocas ciudades, e incluyó además a las universidades de Santiago del Estero, Entre Ríos, Jujuy, Comahue, La Rioja, Catamarca, Lomas de Zamora, Luján, Salta, La Pampa, Misiones, San Juan y San Luis.

Esta Universidad nació calor de la movilización de la gente de la zona central del país. Se organizaron e hicieron escuchar su voz en procura de alcanzar el sueño de tener un espacio propio para la generación, la transmisión y la puesta en común de conocimientos científicos, académicos y culturales, con la mirada regional de esta parte de Argentina.

Para la instauración de estas universidades, se contempló la creación de comisiones pro universidad en las zonas previstas. Eso desencadenó en Río Cuarto y la región un enérgico pronunciamiento social que obligó definitivamente a la creación de la UNRC, a lo que se sumó la necesidad del poder central de disgregar la formación superior, que se centraba por entonces en pocas universidades ubicadas en grandes urbes, donde se gestaban grandes movilizaciones estudiantiles.

Al principio, a pesar de la creciente demanda social, el Ministerio de Educación y las universidades nacionales existentes se opusieron a la creación de nuevas casas de estudios.

Durante el gobierno de Juan Carlos Onganía, en 1968 surgió el plan de creación de universidades, pero efectivamente se materializó en 1971, bajo la presidencia de Alejandro Agustín Lanusse. Por entonces se sucedieron en el poder tres dictadores militares: Juan Carlos Onganía (1966-1970), Roberto Marcelo Levingston (1970-1971) y Alejandro Agustín Lanusse (1971-1973), tras el derrocamiento del presidente constitucional Arturo Illia, el 28 de junio de 1966.

El Acta de Creación de esta Universidad Nacional data del sábado 1º de mayo de 1971. Fue elaborada sobre la piedra fundacional que se colocó ese día en el campo de cien hectáreas donado por la familia del vecino riocuartense Remo Re, donde hoy está el campus universitario.

Comisión Fundadora

Con motivo del reciente fallecimiento del último presidente de la Comisión Fundadora de la UNRC, Edgardo Víctor Yoma, la Comisión Fundadora organizó un encuentro académico para recordar el papel fundamental de esta en la transformación de la universidad argentina y en particular en la creación de la Universidad Nacional de Río Cuarto.

El acto incluye un homenaje y a la vez un espacio de reflexión sobre la universidad, bajo el título “Nuevos desafíos a la universidad”, con la participación de los doctores Alberto Taquini hijo -autor del Plan de Nuevas Universidades y presidente honorario de la Comisión Fundadora de la UNRC-, Héctor Massoero -rector Honorario-, y Alberto Dibbern -ex Secretario de Política Universitaria de la Nación-.

FUENTE: DIRECCIÓN DE PRENSA Y DIFUSIÓN UNIVERSIDAD NACIONAL DE RÍO CUARTO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *