El presidente Alberto Fernández aseguró este martes que el intento de asesinato a la vicepresidenta Cristina Fernández «no solo afectó la tranquilidad pública» sino que «buscó alterar una virtuosa construcción colectiva que el año entrante cumplirá cuatro décadas de vida», en alusión al sistema democrático, y agradeció «la solidaridad que la Argentina ha recibido del mundo entero» tras el ataque.

Al brindar en Nueva York su mensaje ante la Asamblea General de las Naciones Unidas, en la que fue su primera intervención presencial ante el foro mundial, Fernández reseñó que «muchas veces en la historia los magnicidios han sido prólogos de grandes tragedias» y «pueblos enteros sucumbieron detrás de esos profetas del odio».

«Estoy seguro que la violencia fascista que se disfraza de republicanismo no conseguirá cambiar ese amplio consenso al que adhiere la inmensa mayoría de la sociedad argentina», completó.

Sobre la economía

El mandataro consideró que las naciones endeudadas «padecen mucho más los efectos del sistema establecido» que provoca desigualdades y manifestó que «Argentina está entre ellas», por lo que agradeció «a todos los Estados que nos apoyaron en el complejo proceso de renegociación de nuestra deuda externa».

«Es un endeudamiento que mi gobierno no generó pero que afronta con toda seriedad», advirtió el jefe de Estado y señaló que «nuestros criterios son conocidos, responden a lo dispuesto por esta Asamblea General» cuando dispuso, en 2015, que las restructuraciones de las deudas «deben hacerse promoviendo el crecimiento sostenido e inclusivo, minimizando los costos económicos y sociales, garantizando la estabilidad del sistema financiero internacional y respetando los derechos humanos».

Asamblea General ONU by Télam

La pandemia de la Covid-19

La pandemia de coronavirus «transparentó las enormes desigualdades que soporta la población mundial» y preguntó si «¿es justo que la fortuna de solo 10 hombres representen más que los ingresos del 40 % de la población mundial?» y si es «ético que la pandemia se haya cobrado cuatro veces más vidas en los países más pobres que en los ricos?».

Seguridad alimentaria

«Debemos garantizar la la seguridad alimentaria a todos los habitantes del planeta», destacó Fernández y afirmó que «no podemos transitar este tiempo con hambrunas».

«La Argentina cumplirá su rol como productor y exportador confiable de alimentos nutritivos y de calidad», aseguró y señaló que eso será «también como proveedor de tecnologías aplicadas a la producción de alimentos para mejorar su rendimiento».

Crisis energética

El presidente Alberto Fernández dijo ante la Asamblea de la ONU  que «debemos acceder en condiciones de seguridad y previsibilidad a la energía» y aseguró que «Argentina seguirá estando presente para contribuir a enfrentar ese gran desafío». «Estamos incrementando la producción para proveer al mundo de energías limpias y de aquellas que, como el gas natural, permitan reducir las emisiones de carbono durante la transición», expresó.

Soberania de Malvinas

El Presidente reafirmó los «legítimos e imprescriptibles derechos de soberanía» del país sobre las Islas Malvinas, Georgias del Sur, Sándwich del Sur y los espacios marítimos circundantes, denunció que el Reino Unido «agravó la controversia» con una «injustificada y desmedida presencia militar en las islas» y con «llamados a la explotación ilegal de los recursos», aunque expresó la disposición de Argentina a reanudar «negociaciones» con Londres.

Reiteró que las acciones del Gobierno británico son contrarias a la resolución 31/49 de Naciones Unidos y volvió a pedir la intervención del organismo. «Solicitamos al Secretario General que renueve sus esfuerzos en el cumplimiento de ese mandato y que el Reino Unido se avenga a acatar el llamado de la comunidad internacional y ponga fin a esta anacrónica situación colonial», enfatizó.

El atentado a la AMIA y a la Embajada de Israel

El Jefe de Estado argentino reiteró ante Naciones Unidas el anhelo de la Argentina de que «sean identificados, juzgados y eventualmente condenados» los responsables de los atentados en Buenos Aires a la Embajada de Israel, en 1992, y a la sede de la AMIA, en 1994, y volvió a pedir a Irán que coopere con las autoridades judiciales argentinas.

Ambiente

Fernández reclamó que sean «diferenciadas» las responsabilidades de los países en la crisis climática del mundo, aseguró que América latina, el Caribe y África no ocupan «la primera línea de emisión de carbono» y pidió «aliviar en la emergencia el esfuerzo de quienes no fueron culpables».

El mandatario demandó una «acción firme y decidida» en favor del medio ambiente y de las «generaciones futuras» y advirtió que «los problemas ecológicos necesitan el involucramiento de todos».

Contra los bloqueos a Cuba y Venezuela

El presidente Alberto Fernández alertó sobre la «utilización de medidas unilaterales de coerción» y volvió a reclamar el levantamiento de los bloqueos contra Cuba y Venezuela.

«De acuerdo con la Carta de las Naciones Unidas, las únicas sanciones legítimas son aquellas impuestas por el Consejo de Seguridad para hacer cumplir sus decisiones en materia de mantenimiento de la paz y la seguridad. En virtud de ello, Argentina se suma al reclamo de los pueblos de Cuba y Venezuela para que se levanten los bloqueos que esas naciones padecen», expresó.

Y en referencia a los Derechos Humanos, Fernández agradeció este martes a los países miembros de la ONU la confianza en Argentina para el ejercicio de la presidencia del Consejo de Derechos Humanos y resaltó la ampliación de «derechos ciudadanos» impulsada por su Gobierno.

«Para nosotros, la defensa de los derechos humanos forma parte de nuestra identidad y de nuestra historia. Las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo nos enseñaron a persistir y a luchar. Ellas nos marcaron el camino para que, con voluntad política y consenso social, pudiéramos llevar a cabo un proceso de erradicación de la impunidad único en el mundo, basado en la memoria, la verdad y la justicia», reflexionó.

Presidencia de la Celac

El mandatario argentino reivindicó la «colaboración» entre países, el «pluralismo democrático» y la «Cooperación Sur-Sur y triangular», principios impulsados por Argentina desde la presidencia pro tempore del grupo regional Celac. «Queremos seguir fortaleciendo la tradición de Argentina basada en los principios del derecho internacional humanitario», sostuvo el jefe de Estado.

Fuente: Télam (por Nicolás Poggi, enviado especial)