Tras el fuerte enfrentamiento entre la barra de Talleres con algunos manifestantes del Movimiento Teresa Rodríguez que obstaculizaban la ruta número 11, en el norte de Santa Fe, hay varios hospitalizados en terapia intensiva.

De acuerdo a las últimas informaciones oficiales, al menos 15 personas resultaron heridas, algunas de gravedad, tras el grave enfrentamiento entre barras de Talleres que viajaban a Resistencia y manifestantes que realizaban un corte de ruta en el norte de la provincia de Santa Fe.

Los primeros informes hablan de “una guerra campal a machetazos, tiros y golpes” entre ambos sectores, en el ingreso a la localidad de Tacuarendí, sobre la ruta 11, en el departamento General Obligado, 423 kilómetros al norte de Santa Fe y a poco más de 120 kilómetros de Resistencia, hacia donde viajaban varios colectivos y autos con hinchas de Talleres.

Cabe recordar que este miércoles, desde las 16, el equipo cordobés jugará ante Independiente por los cuartos de final de Copa Argentina, en el Estadio Centenario de Resistencia, en Chaco.

Al llegar a esa localidad del norte santafesino, la caravana de 14 micros y más de una decena de automóviles, se encontraron con un piquete que llevaban adelante unos 200 manifestantes del Movimiento Teresa Rodríguez que llevaban adelante su reclamo por la quita de planes sociales.

Las negociaciones entre ambos sectores no llegaron a buen puerto y fue allí que comenzaron los violentos incidentes. En el lugar, había solo cuatro efectivos policiales que se vieron sobrepasados por la magnitud batalla campal, por lo que debieron pedir refuerzos, que al llegar comenzaron a disparar balas de goma.

La mayoría de los heridos fueron trasladados en ambulancia hacia el Hospital de Villa Ocampo, localidad cercana al lugar de los incidentes. Debido a la gravedad de las heridas recibidas por personas que participaron en la batalla campal, algunos debieron ser internados en terapia intensiva.

Cabe destacar que entre las cerca de 200 personas que participaban del corte de ruta, la mayoria eran mujeres y niños. De acuerdo a las primeras informaciones policiales, no hay detenidos aunque la policía logró identificar a muchos de los revoltosos.

Sin embargo, una vez controlada la situación, la mayoría de los hinchas de Talleres pudieron continuar el viaje hacia la capital chaqueña, aunque varios ómnibus sufrieron la rotura de vidrios debido a la lluvia de piedras que existió en el encontronazo.

Fuente:cba24n