Hebe de Bonafini, fundadora de Madres de Plaza de Mayo, murió a los 93 años de edad este 20 de noviembre.

La militante por los derechos humanos había sido dada de alta el 13 de octubre, después de haber estado internada tres días en el Hospital Italiano de la ciudad de La Plata para realizarse controles médicos.

La noticia fue confirmada por la vicepresidenta Cristina Fernández a través de redes sociales.

“Queridísima Hebe, Madre de Plaza de Mayo, símbolo mundial de la lucha por los Derechos Humanos, orgullo de la Argentina. Dios te llamó el día de la Soberanía Nacional… no debe ser casualidad. Simplemente gracias y hasta siempre”, expresó la expresidenta.

El Gobierno Nacional expresó tras su fallecimiento: “el gobierno y el pueblo argentino reconocemos en ella un símbolo internacional de la búsqueda de memoria, verdad y justicia por los treinta mil desaparecidos. Como fundadora de Madres de Plaza de Mayo puso luz en medio de la oscura noche de la dictadura militar y sembró el camino para la recuperación de la democracia hace cuarenta años atrás”.

Alberto Fernández decretó tres días de duelo nacional y rinde homenaje a Hebe por “su memoria y su lucha que estarán siempre presentes como guía en los momentos difíciles”.