Otorgaron licencia a Alperovich

La medida tendrá una duración por seis meses, en los que el senador no gozará de la dieta correspondiente.

La Cámara de Senadores aprobó este miercoles por unanimidad el pedido de licencia del senador tucumano José Alperovich, denunciado por violación por una de sus sobrinas.

La licencia tendrá una duración de seis meses, en los que el senador no gozará de la dieta correspondiente al ejercicio de la actividad de la Cámara Alta.

«Nos solidarizamos con las mujeres que han sido abusadas o acosadas dentro y fuera del Senado. Nos rebelamos contra la violencia sexual y contra la muerte de miles de mujeres y niñas», expresó la senadora Norma Durango, quien leyó un comunicado de la Comisión Banca de la Mujer del Senado.

En tanto, Durango instó a los senadores a «revisar sus masculinidades» y «hacerse cargo, entendiendo que hay una era que se terminó».

«Pedimos una Justicia que investigue y juzgue con celeridad la gravedad de estos hechos», agregó la legisladora.

Alperovich, que se encontraba de vacaciones en Miami, llegó este miércoles al Aeropuerto Internacional de Ezeiza «Ministro Pistarini» a las 6:42 a bordo del vuelo 7821 de Latam y se retiró de la terminal aérea por un sector exclusivo, para evitar tener contacto con la prensa que lo aguardaba en el lugar.

Horas más tarde, ratificó oficialmente su solicitud de licencia por tiempo indeterminado ante el Senado.

«Tengo el honor de dirigirme a Usted a fin de ratificar expresamente mi solicitud de licencia», consignó en el escrito que el legislador envió de manera digital a las autoridades del Senado.

El pedido de licencia fue motivado por la denuncia que hizo una sobrina suya y empleada de la senadora Beatriz Mirkin por supuesto abuso sexual.

La presentación judicial fue realizada por la joven de 29 años, tanto en Tucumán como en la Capital Federal: «Durante un año y medio, mi tío José Alperovich violentó mi integridad física, psicológica y sexual», aseguró la carta que la denunciante publicó a través del colectivo #NoNosCallamosMás.

«No escribo para convencer a nadie de nada. Estoy aquí contra la opresión del silencio y por la necesidad de recuperar mi vida, de sanar llamando a las cosas como son, sin suavizarlas ni teñirla, poniéndole al monstruo nombre y apellido. Cuando no le ponés nombre, no existe», señaló la misiva que escribió la joven.

Ante la acusación, el tucumano se defendió en las redes sociales y aseguró que se trataba de una «infamia» y una imputación «absolutamente falsa».

Si bien al tomarse licencia el senador continuará teniendo fueros (lo que le da inmunidad de arresto) esta condición no impide que la causa judicial siga su curso hasta la sentencia, mientras no exista un impedimento de otra índole.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *