• La persona padecía de cefaleas y pérdida de visión progresiva.

• La neurocirugía implicó un abordaje endoscópico nasal, con la finalidad de evitar una craneotomía (vía transcraneal) para entrar y extirpar el tumor ubicado en la hipófisis.

• El procedimiento, que tuvo una duración de 3 horas, demandó el esfuerzo de un equipo interdisciplinario del propio hospital , el trabajo del Jefe de Neurocirugía del Hospital San Roque Dr. Christian Genolet y del Especialista en Cabeza y Cuello Dr. Edgardo Franciosi.

La paciente de 40 años, oriunda de Rio Cuarto, padecía de cefaleas y pérdida de visión progresiva, se le realizaron estudios correspondientes y se le diagnosticó un tumor en la hipófisis, esta glándula es considerada la parte más importante del sistema endócrino, ya que produce hormonas que regulan el crecimiento, la función sexual y el equilibrio de los líquidos en el organismo y el funcionamiento de otras glándulas en el cuerpo, como la glándula tiroidea y las glándulas suprarrenales. Al no responder al tratamiento médico y para evitar la ceguera, se le realizó cirugía de base de cráneo a través de un endoscopio.

Los adenomas afectan la función de la hipófisis ya sea en exceso o en escasa producción de hormonas, y por su tamaño hacen presión sobre las estructuras visuales produciendo alteración de la visión llegando a veces a la ceguera y también producen intensas cefaleas.

El abordaje endoscópico nasal

La neurocirugía en los últimos años ha evolucionado notablemente en los tumores cerebrales con la ayuda de la tecnología y el trabajo multidisciplinario. Con la finalidad de evitar una craneotomía (vía trans craneal), donde se abre el cráneo para entrar y extirpar el tumor ubicado en la hipófisis, se realiza el abordaje endoscópico nasal   

El abordaje endoscópico nasal es una innovadora técnica quirúrgica, donde con una pequeña incisión en la nariz, se introduce un endoscopio, que es como si fuera un pequeño telescopio, del tamaño de un sorbete o un lápiz, que posee una cámara que trasmite la imagen de la anatomía de la base de cráneo a grandes monitores, permitiendo a los cirujanos   llegar a zonas profundas y realizar la extirpación del tumor de hipófisis , conservando la mayor parte de glándula sana, para minimizar el riesgo de déficit postquirúrgico de otras hormonas secretadas por la hipófisis.

Para realizar estas cirugías hay que tener un conocimiento anatómico preciso   de la base de cráneo por lo cual es indispensable la colaboración de un equipo de cirujanos de cabeza y cuello y de neurocirujanos, que deben trabajar en conjunto y al unísono, por los orificios de la nariz para llegar a la hipófisis y extirpar el tumor.

Las ventajas de esta cirugía son: mínimamente invasiva, no deja cicatriz, no hay manipulación cerebral, menos hora de duración quirúrgica, menos tiempo de internación.

Con la colaboración de expertos

 Dicha cirugía se realizó con la colaboración del Servicio Neurocirugía del Hospital San Roque y un equipo multidisciplinario del Nuevo Hospital de Rio Cuarto San Antonio de Padua:

Neurocirujanos: Dr. Genolet C, Dr. Pauletti Gabriel, Dr. Verna L, Dr. Alarcon F.

Cabeza y Cuello: Dr. Franciosi E.

Jefes Quirófano: Dr. Pavón D, Dr. Guglielmone Daniel

Anestesista: Dr. Supertino J, Dra. Aluen N, Dr. Groselli W, Dra. Ceballos F

Terapia Intensiva: Dr. Abrile G., Dr. Rodriguez E, Dr. Vilches N

Endocrinólogos: Dra. Denaro M, Dr Carnero R

Instrumentadoras: Lic. Carranza G., Velásquez Silvana, Borda E

Servicio de Enfermería.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *