Cuando falta poco más de un año para que caduque la concesión del casino de Río Cuarto a la Concesionaria de Entretenimientos y Turismo (CET), el abogado y exsecretario de gobierno durante la gestión de Juan Jure, Ignacio Fernández Sardina, consideró que el Municipio debe evaluar seriamente la posibilidad concreta de que la sala de juegos se traslade a otro punto de la ciudad, a los efectos de disminuir el nivel de apuestas, teniendo en cuenta que la mayor parte de los recursos que se gastan no vuelven.

Las tragamonedas comenzaron su actividad en 2002 y desde 2004 operan en el edificio que ocupan actualmente, junto con el hotel Howard Johnson (que momentáneamente está cerrado).

Aunque se llegó hasta la Corte Suprema de Justicia de la Nación, nada se pudo hacer para regular la actividad.

“En el 2004, durante la gestión de Cantero, la Municipalidad (junto con otras comunas) firmó un contrato por el que se le respetan ciertas cuestiones a CET, mientras dure la concesión. Por eso, el Tribunal Superior de Justicia no le permitió al Municipio de Río Cuarto regular el horario de funcionamiento del casino, como se impulsó durante el gobierno de Juan Jure. Al vencer la concesión en diciembre de 2022, también se cae el contrato, por lo que el Municipio estará en condiciones de decidir la relocalización del casino. Es decir, el casino puede seguir, pero en un lugar alejado del centro, de manera tal que el acceso no resulte tan fácil para las personas, que en su gran mayoría se ven perjudicadas”, expresó Fernández Sardina.

-¿Cree que hay voluntad política en el intendente Llamosas por revisar este tema?

-Si bien Llamosas sostuvo el planteo judicial ante la Corte Suprema de Justicia y mantuvo el abogado que había sido contratado en la gestión anterior, no sé si tendrá la voluntad política para dar la discusión. Entiendo que la concesión no es prorrogable, por lo que seguramente se hará una nueva licitación y eso abre una oportunidad para pensar un nuevo convenio a nivel local.

-¿Es un tema para discutir en una audiencia pública?

-Es un debate que tiene que darse. Sería una excelente oportunidad para utilizar un mecanismo de democracia semidirecta. Es decir, por qué no escuchamos lo que quiere la sociedad a través de una consulta popular. A lo mejor nos llevamos una sorpresa. Sería interesante saber qué piensan la gente y las fuerzas vivas sobre dejarlo cerca del centro de la ciudad o llevarlo a un lugar más retirado, que no sea de fácil acceso. La tragedia ocurre en las clases sociales más bajas.

Finalmente, cabe recordar que el Estado local recibe apenas el 4% de lo que se recauda por el juego. El porcentaje restante se va afuera de Río Cuarto.

Por estos días, después de varios meses cerrados por la pandemia, el casino volvió a la actividad.Sin embargo, se puede ocupar hasta el 40% de la sala y el horario es menor al original